top of page
Buscar

La Prisión de las Opiniones Ajenas: Liberándonos de la Mayor Jaula Imaginaria en la que Muchos Están


Al crecer, siempre estuve preocupada por lo que los demás pensaban de mí — o quizás, más exactamente, por lo que creía que los demás pensaban de mí. Esta dualidad se convirtió en el telón de fondo de mi existencia. En casa, las constantes convulsiones de un padre alcohólico y las interminables disputas de mis padres eran la norma. Fuera de ella, llevaba una máscara de calma, haciendo mi mejor esfuerzo por proyectar una imagen de 'todo está bien'. Una mezcla tóxica de vergüenza y el miedo al juicio mantenían mis experiencias reales ocultas. Durante 17 años, viví en esta red de verdades ocultas, preguntándome constantemente si mis amigos y conocidos veían más allá de mi fachada, o si realmente desconocían la realidad que guardaba con tanta resistencia.


Cuando finalmente encontré la fuerza para compartir mi historia, se liberó una carga. Sin embargo, aún me sentía atada por las opiniones de los demás. El deseo de caer bien, de pertenecer y ser validada influenciaba profundamente mis decisiones y mi sentido de identidad.


Navegar fuera de estas ataduras metafóricas no fue fácil. Pero, mirando hacia atrás, veo que este viaje desafiante fue parte de la complicada danza que mi alma estaba destinada a realizar. Comencé a sintonizar con mi cuerpo, mis pensamientos, mis emociones. Si algo no se sentía como un "¡definitivamente sí!" era un claro "¡definitivamente no!", y esto se convirtió en mi brújula.


Desde actos de rebelión aparentemente pequeños, como vestirme como quisiera o irme de reuniones cuando yo quería, hasta decisiones monumentales como dejar una carrera exitosa para perseguir mis pasiones o elegir no seguir las estructuras tradicionales de la sociedad, como casarse antes de tener hijos (o solo casarse), experimenté la profunda libertad de dejar atrás el peso de las opiniones de los demás.

Entonces, ¿cómo logré liberarme?

En primer lugar, aceptando lo desconocido. No podemos saber realmente lo que los demás piensan de nosotros a menos que nos lo digan. Entonces, ¿por qué preocuparse por suposiciones? Sería mejor invertir nuestra energía en el autodescubrimiento que en especular sobre lo que otros piensan.


Luego vino la lección de la proyección. Una revelación que me impactó fue que las percepciones de las personas reflejan sus propias realidades. Sus juicios, sean elogios o críticas, reflejan más sus propios retos e inseguridades que una visión objetiva de quién soy yo. Es menos sobre mi y sobre ti y más sobre ellos. Entendiendo esto, el peso de las opiniones externas comenzó a soltar su agarre.


Históricamente, los humanos están programados para buscar la aceptación del grupo: nuestros antepasados dependían de ello para sobrevivir. Sin embargo, en el contexto actual, este instinto a menudo nos atrapa en un ciclo de complacencia interminable, impidiéndonos descubrir nuestro verdadero yo.


Dejar un trabajo bien remunerado para perseguir lo que resonaba en mi corazón y forjar mi propia narrativa familiar marcó mi compromiso con la autenticidad por encima de la aprobación social.


Colectivamente, parecemos estar atrapados en percepciones y puntos de vista. Es irónico cuando nos damos cuenta de que los "otros" a quienes tan ansiosamente tratamos de complacer a menudo representan la gran mayoría, el 95% que no ha probado las alegrías de la felicidad, la abundancia o la realización. ¿Por qué entonces dar a esas voces el poder de dirigir el curso de nuestra vida?


Para cada uno de ustedes que esté buscando y se considere que está “despierto”, (en adelante los llamaré, “buscadores despiertos” y a quienes considero mi principal target) que lea esto, quiero que sepas que el camino hacia la autoliberación es continuo, lleno de desafíos y revelaciones. Con cada obstáculo, descubrirás la fuerza para ser audazmente tú, independientemente de los juicios percibidos.
Así que, abraza tu historia, honra tu viaje y recuerda: el único aplauso que realmente importa es el tuyo. Y cuando muestres con confianza tu auténtico yo, el mundo te aplaudirá. Pero para ese momento, estarás demasiado inmerso en tu propio ritmo para siquiera notarlo, y honestamente, ya no creo que te importe, o no tanto.  😉

0 comentarios

Comentarios


No te pierdas ningún artículo, suscríbete...

¡Gracias por suscribirte! Estoy segura que te vas a divertir...

bottom of page