top of page
Buscar

¿Por qué pensamos que el pasto de los demás es más verde?

Explorando el funcionamiento interno de la mente para encontrar la felicidad en el momento presente.


 


Ya me ha pasado antes: entro en las redes sociales para publicar mis contenidos (o simplemente hago scroll sin parar mientras estoy en el baño 😅) y veo a mis amigos y compañeros logrando cosas increíbles. De repente, empiezo a sentirme inadecuada y celosa. Empiezo a compararme con ellos y a preguntarme por qué no estoy más adelantada en mi carrera.


Es un camino muy fácil de recorrer si pierdo el enfoque, pero he aprendido a detenerlo en nanosegundos y te voy a enseñar a continuación.


Así que, una vez que mis pensamientos empiezan a correr por el carril de los celos, recuerdo la verdad absoluta sobre mi vida: estoy exactamente donde debo estar, viviendo la vida que estoy viviendo, en esta parte exacta de mi viaje.


Es una verdad difícil de recordar a veces, especialmente cuando me enfrento a un reto y nos bombardean constantemente con mensajes que nos dicen que deberíamos hacer más, conseguir más y tener más. Pero cuando pienso en ello, es algo hermoso. Soy única y especial, con mi propio repertorio de talentos, habilidades y experiencias. No hay nadie en el mundo como yo.


Además, lo que realmente me trae paz y me ayuda a volver a mi centro, es saber que aquí, ahora mismo, en este momento de la vida, donde estoy, con lo que tengo, haciendo lo que estoy haciendo, sabiendo lo que sé, soy más feliz que nunca. Y eso es todo lo que necesito saber para saber que no hay vida que prefiera vivir que la mía. No hay nada que preferiría estar haciendo que lo que estoy haciendo aquí mismo, ahora mismo, escribiendo este post sentada en mi cama, viendo a mi hija de 2 años dormir la siesta, esperando que no se haga pipí en mi cama (mientras aprende a dejar el pañal).


Y sinceramente, eso es algo que celebrar. Ese increíble cambio en mi mentalidad. Cuando puedo enfocarme en todas las cosas buenas de mi vida y estar contenta con donde estoy, todo lo demás simplemente se acomoda. Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero créeme cuando te digo que lo vale.


Por ejemplo, el otro día vi a una amiga publicar un post sobre su último éxito. Acababa de conseguir un nuevo trabajo que parecía increíble, y no pude evitar sentir un poco de envidia. Pero entonces respiré hondo y me recordé a mí misma que estoy exactamente donde debo estar. Tengo mi propio camino y no debo compararme con los demás.


En lugar de centrarme en el éxito de mi amiga y sentir envidia, decidí celebrarlo. Le envié un mensaje felicitándola y expresándole lo feliz que me sentía por ella. ¿Y sabes qué? Me sentí feliz. Me sentí muy bien al alegrarme por el éxito de otra persona, en lugar de sentir celos.


Y esto es lo que pasa: cuando podemos alegrarnos de verdad por los éxitos de los demás, eso sólo trae más felicidad a nuestras propias vidas. Los celos y la envidia sólo sirven para hundirnos, pero cuando aprendemos a celebrar los éxitos de los demás, también nos elevan.


Así que, cuando me entero de las buenas noticias de otra persona, cuando veo algo en las redes sociales, cuando soy testigo del éxito de otra persona, y las emociones negativas empiezan a colarse en mi mente, en un nanosegundo (al principio puede llevar más tiempo, pero es un músculo que se puede desarrollar igual que los bíceps), traigo toda mi sabiduría y conciencia a mi mente en su lugar e inmediatamente convierte mis pensamientos en oro, luz, belleza, felicidad para mí y verdaderos sentimientos de felicidad para mis amigos.


Así que mi consejo para cualquiera que pueda estar luchando con las consecuencias de la comparación, la envidia y los celos: céntrate en las cosas buenas de tu vida, recuerda tu viaje, tu camino y tus objetivos, y alégrate por las cosas buenas que te están sucediendo ahora mismo y aprende a alegrarte también por las cosas buenas de la vida de los demás. Créeme, es un enfoque de la vida mucho más sano y pacífico.


También he descubierto que practicar la gratitud me ayuda a mantenerme centrada y contenta con donde estoy. Cada día, me tomo unos minutos para pensar en todas las cosas por las que estoy agradecida, por pequeñas que sean. Tal vez sea una buena taza de café por la mañana o una palabra amable de un amigo. Sea lo que sea, dedicar tiempo a reconocer esas cosas me ayuda a centrarme en lo positivo.


Y cuando todo lo demás falla, me recuerdo a mí misma que estoy exactamente donde debo estar. En esta parte exacta del proceso, estoy viviendo la vida que me toca vivir. Y honestamente, nunca he sido más feliz. Me encanta lo que hago y estoy muy agradecida por la gente y las experiencias que tengo en mi vida.


Así que la próxima vez que sientas envidia de la vida de otra persona, respira hondo y recuérdate que estás exactamente donde debes estar. Concéntrate en todas las cosas buenas de tu vida y alégrate también por las cosas buenas de la vida de los demás. Créeme, es una forma mucho más feliz de vivir.


Y recuerda, si te gusta lo que lees, compártelo.




0 comentarios

Comentários


No te pierdas ningún artículo, suscríbete...

¡Gracias por suscribirte! Estoy segura que te vas a divertir...

bottom of page