top of page
Buscar

“¿Qué haría ella?" La pregunta más poderosa que puede cambiar todo tu día y transformar tu vida



Alguna vez te has encontrado en una disyuntiva y te has preguntado: "¿Qué haría mi héroe?". Podría ser un personaje de película, un mentor o incluso una abuela sabia cuyos pasos aspiramos a seguir en momentos de indecisión. Pero hoy le doy un nuevo giro a este clásico enigma, haciéndolo más cercano con una pregunta que se ha convertido en mi mantra: "¿Qué haría la Linda de mi realidad deseada?".

 

Efectivamente, has leído bien. En lugar de buscar orientación en fuentes externas, he empezado a consultar una visión interna de mí misma, una que reside en un futuro lleno de mis sueños cumplidos. Este viaje no es una mera fantasía, sino que se ha transformado en un potente mecanismo de autoevolución y manifestación. Permítanme compartir cómo esta indagación introspectiva se ha convertido en un punto de inflexión para la transformación personal.

Para comprender realmente qué acciones tomaría mí yo del futuro en cualquier situación, es crucial tener una idea inequívoca de su identidad.
¿Quién es ella en esencia?
¿Qué creencias alimentan sus pensamientos y acciones?
¿Qué logros la definen?
¿Dónde vive?
¿De qué personas se rodea?
¿Cómo se expresa?
Profundizar en estas preguntas no sólo le da vida en mi mente, sino que también me permite encarnar su esencia al máximo.

 ¿Cómo conocí a esta futura Linda? Siguiendo la sugerencia poco convencional pero perspicaz de una amiga, me embarqué en un ejercicio creativo: dibujarme a mí misma. Y permítanme que lo aclare desde el principio: es una figura de palo. Sin embargo, este rudimentario boceto sirve como símbolo vanguardista de mi futura yo 🤪, rodeada de palabras que captan su esencia: autora de bestsellers, serena y siempre presente,  bondadosa y amable, profundamente introspectiva y conectada  con su intuición, por nombrar algunas.


Esta combinación de manifiesto visual y verbal ha hecho asombrosamente sencillo acceder a su mentalidad, sus emociones y, sobre todo, sus acciones. Es como tener una guía personalizada de la realidad a la que aspiro, que me guía a través de las pruebas y adversidades del presente.

 

La verdadera magia surge cuando te comprometes a vivir como tu yo del futuro. Los adagios "be it until you become it" y "fake it until you make it" trascienden las máximas populares; abren la puerta a la realización de todo nuestro potencial. Mis maestros se han hecho eco de una lección vital: la esencia de manifestar nuestros sueños reside en sentir que ya se han hecho realidad.


Este concepto, aunque desafiante, se ha vuelto alcanzable para mí. Con una imagen vívida de mi yo futuro en mente, sus decisiones se convierten en mi brújula, dirigiendo mis elecciones hacia la vida que deseo y permitiéndome experimentar auténticamente las emociones de esa realidad.

 

Pensemos en el dilema matutino del snooze. Cuando siento la necesidad de quedarme en la cama, me pregunto: "¿Qué haría ella?", refiriéndome a mí misma en mi estado ideal. La respuesta es rápida y motivadora: empezaría con energía su entrenamiento matutino, reconociendo la disciplina necesaria para mantener su físico mediante el ejercicio y una dieta equilibrada.

 

Este enfoque va más allá de las decisiones superficiales y se extiende a elecciones vitales más significativas, como contemplar la posibilidad de volver a Ciudad de México a pesar de los motivos previos para irme. Ver esta decisión a través de su lente me aporta claridad y paz, permitiéndome abrazar la belleza y las ofertas de mi ciudad natal, afirmando que mi felicidad y mi paz no están limitadas por el lugar.

Este método de autorreflexión es más que una ayuda para la toma de decisiones: es una fuerza dinámica de motivación. Al consultar a mi yo futuro, no me limito a especular, sino que alineo mis acciones con mis aspiraciones más profundas. Cualquier desviación se convierte en un acto deliberado de autosabotaje, que desde la conciencia hace que la negación y la evasión sean imposibles.

 A mis queridos lectores que se embarcan conmigo en este viaje, les animo a que visualicen y encarnen su yo futuro. Cuando surja la incertidumbre o la tentación, piensen qué haría esta versión de ustedes. Una pregunta tan sencilla puede precipitar una transformación significativa, acercándote a tus sueños con cada elección.

 

No nos limitemos a fantasear con nuestro yo futuro; empecemos a vivir como él/ella hoy mismo. El viaje de la transformación empieza con una pregunta: ¿Qué haría el tú de la realidad que deseas?


De mi yo del futuro a tu yo del futuro, ¡muy bien! 👏🏻💪🏻 Sigue adelante, soñando y disfrutando los frutos de tu esfuerzo.

0 comentarios

Comentarios


No te pierdas ningún artículo, suscríbete...

¡Gracias por suscribirte! Estoy segura que te vas a divertir...

bottom of page