top of page
Buscar

Striptease del Alma: Confesiones de una Vida en Transición



Cada semana, cuando me siento a escribir para mi blog, mi intención siempre es compartir algo valioso, algo que enriquezca la vida de quienes me leen. Pero esta semana fue diferente. Me encontré perdida, sin saber sobre qué hablar o escribir. Lunes, martes, miércoles, jueves pasaron, y mi mente seguía en blanco. Sin embargo, el viernes, un diálogo interno me sacudió con una claridad abrumadora: "Linda, comparte tu verdad, tus experiencias. Deja de hablar solo de tu pasado y habla del presente". Y aquí estoy, compartiendo mi cruda realidad con ustedes.

 

Hace algunos años, después de flirtear con diversas carreras y llenar mi cartera pero no mi corazón, descubrí mi verdadera pasión y propósito en la vida: el desarrollo personal, una afición que había cultivado durante más de dos décadas. El descubrimiento fue un regalo, una bendición que cambió mi vida y me llenó de una paz indescriptible. Pero, permítanme ser honesta, el camino no ha sido siempre de arcoiris y flores.

 

Empezar de nuevo en una industria diferente, en una ciudad nueva, sin comunidad, familia ni amigos cercanos, ha sido un desafío monumental. Las llamadas del banco se han vuelto una constante desalentadora, recordándome que los ingresos estables y certeros que sacrifiqué por seguir mi pasión ahora se traducen en montañas de deudas que a veces parecen insuperables. Esta soledad financiera se agrava al vivir en una casa que no es mía, donde no tengo control sobre quién viene y cuándo, cómo acomodo o decoro mi espacio. Cada día es una montaña rusa emocional, llena de altibajos, pero también de enseñanzas profundas sobre mi valor y propósito.
Además de los desafíos financieros y de independencia, la maternidad me ha presentado sus propios retos. Los errores que cometo como madre me llenan de culpa; sin embargo, mi apertura a la vulnerabilidad y a reconocer mi humanidad me han permitido aprender y mejorar. Y en esos momentos en los que la incertidumbre me abraza tan fuerte que siento que no puedo respirar, pienso en las alternativas, en la vida que tenía antes, y agradezco estar donde estoy, a pesar de los sacrificios, que bajo este contexto dejan de ser sacrificios para tomar el papel de elecciones que hago todos los días.

Me he visto reflejada en el espejo de mis propios pensamientos, aprendiendo a valorarme no por lo material, sino por quien soy, cómo sirvo, cómo amo y cómo persisto frente a la adversidad. Este viaje me ha enseñado a ser auténtica conmigo misma y con los demás, a dejar de pretender que todo es perfecto y a mostrarme vulnerable.

 

Cada día elijo ser valiente, elijo persistir, elijo creer en mí. Y aunque es difícil, especialmente cuando veo que mis esfuerzos no siempre se reflejan en los resultados inmediatos o cuando la soledad me golpea con fuerza, recuerdo que cada paso que doy está guiado por una decisión consciente de seguir mi propósito.

 

La realidad es que perseguir nuestros sueños, mantenernos fieles a nuestra pasión cuando la hemos descubierto, es la mejor inversión que podemos hacer en nosotros mismos. A pesar de los desafíos, de las dudas, de las incertidumbres, sé que estoy en el camino correcto porque es el que he elegido y el que elijo todos los días.

 

Ser real, ser cruda, ser yo misma, es cómo quiero conectar con ustedes. No por la simpatía que eso pudiera detonar en algunos, sino por la empatía, por la posibilidad de inspirar a otros a mostrarse también auténticos, a enfrentar sus propios retos con valentía y determinación, sin importar el que dirán y sin sentir que hay que escondernos hasta llegar a las metas o a la perfección. Es importante decir que no están solos en sus luchas, que todos enfrentamos batallas internas y externas, pero es nuestra respuesta a estas luchas lo que realmente define nuestro carácter y nuestro futuro y desde la honestidad podemos acompañarnos y ayudarnos mejor que desde las apariencias.

 

Entonces, mientras escribo esto, entiendo que lo importante no es solo enseñar o compartir conocimientos; es demostrar cómo esos conocimientos se aplican en la vida real, cómo cada día es una elección de pensamientos, actitudes y acciones que nos llevan a vivir plenamente nuestro propósito. Y si hoy solo diez personas leen esto, espero que al menos una se sienta tocada, inspirada y menos sola en su camino.

Esta es mi verdad, este es mi striptease del alma. Compartirme con ustedes, cruda y sinceramente, es mi forma de enseñar, de conectar, de ser útil, de servir. Agradezco a cada uno de ustedes por ser parte de este viaje, por leerme, por permitirme ser parte de sus vidas y por apoyarme en mi camino. Juntos, podemos elegir ser nuestras mejores versiones, cada día, sin importar los obstáculos que enfrentemos.

 Continuaré compartiendo, no solo mi sabiduría y mis aprendizajes, definitivamente no solo mis éxitos, sino también mis desafíos, los altos y los bajos porque eso es lo que somos: seres humanos en constante evolución, aprendiendo, creciendo y eligiendo nuestro camino, paso a paso. Gracias por estar aquí, por escuchar, por creer en mí, pero sobre todo, gracias por creer en ti y por ser parte de este grupo que algunos llamarán locos. Recuerda que cuando los locos seamos más, los locos serán los demás.


Mandando amor, gratitud y bendiciones a todos allá afuera 🫶🏻🙏🏻🦋.

0 comentarios

Comentários


No te pierdas ningún artículo, suscríbete...

¡Gracias por suscribirte! Estoy segura que te vas a divertir...

bottom of page