top of page
Buscar

El Espejismo Social: La Verdad Impactante sobre Encajar vs. Pertenecer Realmente



En un mundo en el que la aceptación social constituye la piedra angular de nuestra existencia, la lucha entre pertenecer y encajar es una batalla silenciosa a la que muchos de nosotros nos enfrentamos a diario. La célebre investigadora Brené Brown ilumina esta cuestión afirmando que la búsqueda de la verdadera pertenencia a menudo se ve eclipsada por nuestros intentos de encajar, un proceso que no sólo exige un sacrificio de nuestra individualidad sino que también traiciona la esencia de lo que somos.

 

En el núcleo del argumento de Brené Brown se encuentra una verdad sencilla, pero profunda: lo contrario de pertenecer no es, como cabría imaginar, el aislamiento o el rechazo, sino, en realidad, encajar. Encajar, como describe Brown, consiste en evaluar y adaptarse a las expectativas de quienes nos rodean. Se trata de preguntarnos: "¿Quién tengo que ser? ¿Qué tengo que decir? ¿Cómo debo actuar?". Esta adaptación, sin embargo, se produce a costa de nuestro auténtico yo. La verdadera pertenencia, por el contrario, exige que seamos fieles a lo que somos. Se trata de encontrar nuestra tribu no porque hayamos cambiado para cumplir sus normas, sino porque nuestro auténtico yo resuena con la esencia del grupo.

Los humanos, por naturaleza, anhelamos la aceptación y tememos el rechazo. Este deseo innato nos impulsa hacia la conformidad, lo que a menudo nos lleva a suprimir nuestra singularidad a cambio de aceptación. La sociedad, con sus innumerables normas y expectativas, desempeña un papel importante en esto. Crea una narrativa en la que la desviación de la norma no sólo está mal vista, sino que se rechaza rotundamente. El resultado es una cultura omnipresente de encajar a costa de la propia individualidad.

 La investigación sugiere una realidad sorprendente: sólo el 2% de las personas son realmente conscientes de sus pensamientos y moldean conscientemente sus vidas en consecuencia, el 3% de las personas creen que son conscientes de sus pensamientos, y la mayoría restante vive en un estado de inconsciencia, guiada por pensamientos y creencias no examinados. Irónicamente, es la aprobación de esta mayoría lo que muchos buscan, sacrificando su singularidad en el proceso. Sin embargo, es el 5% consciente -aquellos que son fieles a sí mismos- con los que deberíamos aspirar a alinearnos. Su autenticidad y autoconciencia son lo que realmente resuena con la esencia de la pertenencia.

 

Nuestra singularidad y autenticidad son las fuentes mismas de nuestra magia y poder. Abrazando nuestra individualidad es donde encontramos nuestra fuerza y belleza. Es esta autenticidad la que debería celebrarse y promoverse en la sociedad, empezando por los niveles fundamentales de nuestro sistema educativo. En lugar de obligar a los niños a adaptarse a un molde único, deberíamos fomentar sus talentos, intereses y ritmo de aprendizaje individuales. Este cambio podría allanar el camino hacia una sociedad que valore más pertenecer que encajar.

 

Algunas prácticas que podemos incorporar a nuestra vida diaria para abrazar la individualidad y encontrar la pertenencia son:


  • Autoconciencia: Cultivar un profundo conocimiento de nuestros pensamientos, creencias y valores. La meditación y llevar un diario pueden ser herramientas poderosas en este viaje.

  • Celebra tu singularidad: Reconoce y enorgullécete de tus fortalezas, talentos y diferencias. Esto es lo que te distingue y te guiará hacia el lugar al que realmente perteneces.

  • Busca conexiones auténticas: Rodéate de personas que te aprecien por lo que eres, no por lo que quieren que seas. La verdadera pertenencia se encuentra en estas conexiones auténticas.

  • Acepta la vulnerabilidad: Ser fiel a uno mismo requiere vulnerabilidad. Se trata de ser abierto sobre quién eres, incluso si eso significa enfrentarse al rechazo de quienes prefieren la conformidad. 

Mi propia experiencia subraya la importancia de estas ideas. Durante años, luché contra la sensación de no pertenecer a un lugar, luchando contra creencias limitantes de que no era suficiente y de que era tan diferente que era incapaz de conectar. A pesar de ello, una parte resistente de mí se negaba a sacrificar mi autenticidad para encajar. Este conflicto interno me llevó al aislamiento, pero fue una parte crucial de mi viaje hacia el autodescubrimiento. Comprender y abrazar mi verdadero yo me ha abierto las puertas a la verdadera pertenencia, donde se me celebra por lo que soy, no se me castiga por lo que no soy.

 Pasar de encajar a encontrar tu verdadero lugar es un camino pavimentado con autodescubrimiento, valentía y autenticidad. Se trata de liberarse de las cadenas de las expectativas sociales y abrazar la belleza de nuestra individualidad. Fomentando entornos que celebren la singularidad y promuevan la autenticidad, podemos crear una sociedad en la que todos encuentren su verdadero lugar de pertenencia. No luchemos por un mundo en el que encajemos, sino por uno al que pertenezcamos, simplemente siendo auténticos.

 

🦹🏻‍♀️🥷🏻🫶🏻🐛🦋🌀 Hasta la semana próxima, desde mi ser auténtico hasta el tuyo.

0 comentarios

Comentarios


No te pierdas ningún artículo, suscríbete...

¡Gracias por suscribirte! Estoy segura que te vas a divertir...

bottom of page